Tipos de Logos

Según su morfología, los logos se dividen en tres tipos: logotipo, isotipo e isologotipo. Cada uno de éstos presenta una combinación diferente de ícono y tipografía, no obstante, no se trata exclusivamente de diferencias morfológicas o de aspecto: cada logo tiene diferentes ventajas y desventajas publicitarias. El objetivo de esta sección es hacer un repaso sobre las capacidades y descripciones de cada tipo de logo no con un fin puramente enciclopédico sin para que este conocimiento se aplique prácticamente. El conocimiento de las potencialidades de cada tipo lo ayudará a tomar una decisión informada y que busque el mejor rendimiento para la imagen representativa de su empresa según los objetivos que usted tenga. Por ejemplo, si usted está más interesado en ser recordado que en ser preciso al transmitir el mensaje corporativo que elija, tendrá que elegir un isotipo antes que un logotipo o isologotipo dado que el primero es el más fácil de recordar. Es importante tener en cuenta las capacidades particulares de cada logo antes que su aspecto o apariencia. Sin embargo, lo que aquí presentamos son generalizaciones, aproximaciones conceptuales que no son absolutas; es decir, un isotipo es generalmente más fácil de recordar que un logotipo pero puede darse el caso puntual que esto no sea así. Por eso sólo queremos ofrecerle un conocimiento general en la materia: será tarea suya y de su diseñador analizar, a partir de esto, qué sucede en su caso particular.

Cada combinación de ícono y tipografía tiene ventajas y desventajas particulares y usted podrá elegir, a partir de ellas, qué tipo de logo es el más adecuado para su empresa. No obstante, en la búsqueda de un logo que cumpla con el objetivo deseado (por ejemplo, la claridad y precisión en la transmisión del mensaje) no deben olvidarse las demás funciones y características básicas de un logo; es decir, un logo puede primar su claridad pero esto debe hacerse sin olvidar por completo la necesidad de durabilidad y su capacidad de ser recordado.

Habiendo hecho las aclaraciones pertinentes, pasamos a la descripción de cada tipo. Sólo faltaría agregar que las palabras “isotipo” y “logotipo” suelen ser utilizadas por los diseñadores para referirse, respectivamente, a la parte icónica y tipográfica de un isologotipo.

Logotipo: es el tipo de logo que carece de ícono y se basa exclusivamente en tipografía. El beneficio principal de este logo es que tiene una gran facilidad para ser entendido dado que utiliza palabras y sonidos para trasmitir el mensaje. La desventaja más evidente que presenta es que tiene un déficit en su capacidad para ser recordado en comparación con otro tipo de logo. Para entender bien el logotipo hay que pensar en su modo de transmisión de información: el verbal y el no verbal. ¿Qué quiere decir esto? Que se dan dos formas de comunicar algo en el logotipo. A partir de la tipografía, que es su componente único, fluye la información por dos vías paralelas y diferenciadas. El modo verbal de transmisión de información en el logotipo es fácil de percibir: es la transmisión de información a través de los sonidos y palabras pertenecientes al idioma, es lo que se escribe con la tipografía. Este modo de transmisión de la información es convencional y utilizado por todos cuando escribimos (utilizamos la grafía para contener significados). Así, podemos llamar denotativa a esta forma de comunicar un mensaje dado que el significado es algo estable y medianamente compartido e interpretado de igual manera por todos los receptores. Esto se debe a que las palabras tienen una gran convencionalidad y su significado es acotado y normativizado. El modo no verbal de transmisión de información en el logotipo es lo que la tipografía “dice” más allá de lo que con ella se escribe, es el significado que encierra la fuente en sí misma independientemente de las palabras. Por ejemplo, si este texto en vez de ser escrito en tipografía arial o sans serif (que son tipografías serias) fuera escrito en Comic Sans (típica tipografía cómica e infantil) seguramente no sea muy considerado. Esto se debe a que las palabras de este texto transmiten una información y un mensaje de seriedad que se contradiría con la tipografía elegida y su mensaje cómico. Si esto lo llevamos al logotipo corporativo estamos en un problema, si un médico utiliza una tipografía gótica que inspire terror, oscuridad, vampirismo, etc. seguramente pocas personas se vean entusiasmas al ver su logo.

Isotipo: es el tipo de logo que se compone exclusivamente de ícono y carece de tipografía. El mayor beneficio del isotipo es que es muy fácil de recordar a comparación de los otros tipos dado que las imágenes se graban en la memoria más fácilmente que las palabras. La desventaja que tiene es que justamente el no uso de palabras lo hace más difícil de interpretar. No obstante, todo isotipo tiene un “logotipo de reserva”; es decir, alguna tipografía con la que esporádicamente es acompañado y con la que se escribe el nombre de la empresa ya que en algún momento es necesario indicar a quién pertenece el logo. Un gran uso del isotipo es para darle un aire de grandeza a la empresa: muchas grandes corporaciones utilizan isotipo (el más famoso es la pipa de nike). El uso de una imagen en lugar de una palabra tiene dos beneficios publicitarios interesantes. El primero es que esta imagen es única de la empresa, nadie más la utiliza, en cambio, las palabras que integran un logotipo son utilizadas por muchos logotipos y por la gente en la vida cotidiana. La segunda ventaja es que la utilización de una imagen le da al logo un aire de universalidad, una capacidad para ser entendido en cualquier lugar del mundo o del universo, es como un lenguaje universal como las matemáticas o la música.

Isologotipo: como su nombre lo indica es la combinación de ícono y tipografía, del isotipo y el logotipo. El beneficio de este tipo de logo es que tiene una gran capacidad para darse a entender dado que combina dos elementos (el ícono y la tipografía) y utiliza el modo verbal y el no verbal de transmisión de información. La desventaja es que al ser un diseño más cargado, con más elemento y más cosas para recordar se hace más difícil de retener. En diseño hay una regla que reza que cuanto más complejo es un diseño más difícil de entender se hace. No obstante, esto tampoco es un impedimento ya que hay muchísimos isologotipo que se pueden recordar sin problemas.