Los tamaños y las formas

Una sección titulada Los tamaños y las formas requiere de una aclaración. Cuando hablamos de tamaño hablamos de algo y cuando halamos de dimensiones hablamos de otra cosa. Entonces, dividamos esta sección en tres partes: tamaño, dimensiones y formas. Conocer las implicaciones de estas tres variables en un logo le permitirán ir haciéndose un ligero bosquejo mental de lo que usted está buscando. Tener una idea de lo que representa cada forma o de lo que puede hacer al aplicarse un logo le dará a la vez la amplitud mental necesaria para imaginar y los límites necesarios para ir concretando algo. Es claro que usted no terminará de leer esta sección y podrá visualizar mentalmente el logo que desea pero sí tener algunas ideas firmes que podrá comunicarle a su diseñador para acercarlo cada vez más a lo que usted desea. La información que aquí le ofrecemos será de ayuda tanto para usted como para el diseñador ya que cuanto más precisas sean las indicaciones que le dé, mejor podrá trabajar. No obstante, no olvide que el diseñador necesita espacio de creación, libertad para experimentar, no tome estos datos como reglas dogmáticas sino como orientaciones que contribuyan a la calidad del trabajo que usted está iniciando.

Tamaño: es muy común que los clientes de diseño le pidan al diseñador que les haga el logo más grande o más chico. Esto es una equivocación. El diseño de logotipos se hace en programas de diseño vectorizado como Illustrador, FreeHand o Corel. No vamos a explicar qué son los vectores ni qué hacen estos programas pero sí le diremos que al tener un diseño realizado en uno de esto programas el tamaño del logo no es un problema. Lo que usted ve cuando el diseñador le envía su logo es simplemente un tamaño caprichoso en e que el diseñador a decidido trabajar para su comodidad. El tamaño de un logo se adecúa al soporte; es decir, si usted lo va a imprimir en tarjetas personales se le imprimirá pequeño y si lo hará en un afiche callejero será muchísimo más grande. Alguna persona que suela trabajar en la computadora estará pensado “esto no es tan así porque cuando yo quiero agrandar mis fotografías éstas pierden mucha calidad”. Eso es cierto, la que sucede es que los programas que trabajan fotografía (como el famoso Photoshop) trabajan con píxeles y no con vectores. La ventaja de los vectores es que el tamaño puede modificarse sin perder calidad. Entonces, usted tiene el archivo con el logo y la persona de la imprenta que tenga que colocarlo en sus tarjetas o en una publicidad lo podrá agrandar o achicar a gusto. Lo que sí es una limitación es el achicar el logo demasiado. Un diseño tiene un tamaño mínimo para ser visualizado. Esto no se debe a que pierda calidad en sí mismo (como sucede al ampliar una fotografía) sino que a menos de determinado tamaño el ojo humano no puede distinguir lo que es necesario observar en el diseño.

Dimensiones: estos son valores internos al logo. Por ejemplo, se habla de dimensiones cuando pensamos en la relación en un isologotipo, entre el ícono y la tipografía. Estos valores no pueden modificarse. Es decir, sí pueden, pero no debe hacerse. Cuando se diseña un log se lo hace pensando en la relación entre el ícono y la tipografía (en el caso que estamos tomando) como en tantas otras como, por ejemplo, la relación entre el nombre de la empresa y su slogan. Muchos diseños elaborados están colocados sobre una grilla de proporciones y tiene cotas que indican las mismas. Por ejemplo, se hace una cota en el alto de la tipografía y se indica que esta proporción es X y que el ícono del logo tiene un alto de 2X así éste podrá ser reproducido en cualquier medio conservando las proporciones sin importa en qué tamaño se lo reproduzca.

Formas: hay tres formas básicas, tres figuras geométricas, que si bien no tiene un significado formal sí tienen un significado convencional bastante difundido.

Círculo: se lo relaciona con el movimiento, la perfección y el progreso. La cuestión del movimiento es obvia metáfora de la rueda y con esto se piensa en el progreso y en el “ir hacia adelante”. La cuestión de la perfección es más antigua y proviene de la Grecia Clásica. Durante las meditaciones de los filósofos y sus peleas con los sofistas, si uno se fija, la idea de esfera es la representación de la perfección, de lo divino en muchos casos.

Cuadrado: se lo relaciona con la experiencia, la robustez y la tradición. Sus lados planos dan la idea de un firme asentamiento y una solidez y resistencia a los golpes: un cubo siempre cae de pie. No se puede tumbar un cuadrado (o a un cubo ya que tratamos a las figuras en dos y tres dimensiones) y esto representa su confianza. A su vez, el cuadrado marca límite, es muy común que se lo utilice como forma secundaria o como borde que delimita un logo (y, claro, forma parte de él).

Triángulo: se lo relaciona con la innovación y el crecimiento. Es claro que los triángulos en la web son siempre utilizados como flechas (putas de flecha, quizá). El triángulo presenta una base firme, sólida y contundente pero se atreve a ir por más, busca el cielo y no se detiene. Claro está que para el mundo occidental el triángulo tiene una simbología especial. Es esta figura la que representa la sagrada trinidad de la teología cristiana y esto no puede evitarse por más que se lo quiera utilizar con otro sentido.